Las vacunas que llegan y se van

, , , , ,
  • Esta ha sido la ruta de las vacunas que llegan al estado: sobrevuelan un rato la capital, aterrizan, las contabilizan, y las montan a una camioneta de empresa de paquetería transnacional para salir disparadas a fronteras lejanas de la capital del estado.

Cuando aterrizan -las vacunas enfriándose en hieleras, de esas para la playa-, se organiza una recepción de estado, son custodiadas por un piquete de militares y guardias nacionales que ordenaditos y en firmes, rinden honores y con saludo militar las despiden.

Una y otra vez pasan por la capital, mareando a cientos de adultos mayores que observan con ilusión y decepción como llegan y se van; al día de hoy, La Paz no ha sido seleccionada para la jornada de vacunación.

Aunque geográficamente y políticamente Todos Santos es municipio paceño, ¿entonces hasta cuándo?, sencillo, hasta que haya vacunas suficientes.

Qué bueno que ya inició la vacunación en Todos Santos, me llama la atención es que de pronto, sorpresivamente, como parte de magia, como si sacaran el conejo blanco de la chistera o las flores de la varita.

Unas vacunas, 970 de Pfizer estaban listas para pinchar los brazos de los “todosanteños”, no por nada le dicen Pueblo Mágico. El plan de vacunación deriva más bien en una estrategia de poner vacunas a cómo van llegando que de una verdadera planeación.

En su momento las autoridades estatales consideraron que más bien estaban improvisando; entonces ¿Quién determina en qué localidad se van a poner? ¿Con qué justificación determinan Todos Santos y no Los Dolores o San Antonio? ¿Por qué no El Centenario, Los Planes u otra comunidad rural?

Aplaudo la decisión de no negar la vacuna a nadie, inclusive residentes extranjeros han sido vacunados, brazo que llega brazo que vacunan, por eso cientos de paceños salieron disparados al pueblo mágico a probar suerte; en cuanto se enteraron de la noticia, los privilegiados viajaron los 45 minutos que se hace para buscar el pinchazo, algunos lo lograron, aplauso.

Pero dejó un dilema moral, ¿si vacunan a un Paceño dejan sin vacunar a un Todosanteño y viceversa? ¿si vacunan a un gringo dejan sin vacuna a un mexicano?

Si no hay tantas vacunas entonces como en las fiestas después de la actuación del mago, se lanzan por la lluvia de dulces que vomita la piñata, el que ganó, ganó los dulces, el que llegó le ponen su vacuna, dilema moral.

Del dilema paso al escándalo. La nota del fin de semana que ya es un escándalo mayúsculo es el brote confirmado en el Asilo de Ancianos San Vicente de Paul de por lo menos 39 personas entre ancianos residentes y trabajadores, quienes deberán aislarse en la institución.

Pero eso no termina allí, recuperó la nota de El sudcaliforniano

“Piden se vacunen a los residentes del asilo de ancianos”

Del 14 de marzo, la nota describe como la directora del asilo de Ancianos San Vicente de Paul María Odalis Sarmiento solicitó que vacunarán a los residentes, sin embargo, la respuesta fue negativa.

Vienen los cuestionamientos: ¿Qué falló en las medidas de seguridad? ¿Se pudo haber evitado el brote? ¿si los residentes hubieran sido vacunados tendrían menor riesgo de que la enfermedad se agrave?

¿Hubo negligencia de parte de la dirección? ¿Habrá despidos? ¿Habrá muertes? Ya se reportan dos adultos mayores graves, uno ya hospitalizado, al respecto las autoridades consideran reconvertir el asilo en una unidad covid.

Los dilemas morales salen volando por la ventana cuando empiezan a ponerse en riesgo vidas humanas, y aquí hay 26 residentes adultos mayores y 13 trabajadores positivos, ya las autoridades deben de tener el reporte de comorbilidades y riesgos.

Me parece que un brote al interior de un asilo de adultos mayores es el peor escenario, es una verdadera pesadilla a la que las autoridades sanitarias y los familiares deberán enfrentarse.

La noticia llega bajo una trágica coincidencia, que el mismo fin de semana que se confirmó el brote se cumple el año del primer caso positivo; qué lejos se ve el primer caso cuando tienes un asilo de ancianos infectado con el peor virus de la historia.

De la tragedia humana a la tragedia política, en redes sociales trascendió un video en el que Alfredo Porras y Ernesto Ibarra, ambos miembros encumbrados del Partido del Trabajo (PT) denunciaron que los Servidores de la Nacional se la pasan promoviendo candidatos de Morena

“su trabajo no es andar promoviendo candidatos”, denunciaron, e incluso invitaron a la gente a denunciar y quienes puedan a grabar los supuestos actos de promoción política.

ALFREDO PORRAS Y ERNESTO IBARRA

El berrinche petista llega a unos días de que se anuncien los resultados de la encuesta para definir candidatos a la alcaldía de Los Cabos, y por lo visto beneficiará a Oscar Leggs.

Este último no ha desaprovechado la oportunidad de ponerle adjetivos a ambos y no bajarlos de “oportunistas”; es increíble como pasaron en el discurso en menos de 3 años de ser aliados a oportunistas.

Ernesto Ibarra

Alfredo Porras
Oscar Leggs

Los insultos han escalado poco a poco, primero al aire y después ya con dedicatoria y destinatario, ahora el llamado va directo al dirigente de Morena Alberto Rentería de que saque las manos del proceso.

En Los Cabos, las cosas se están descomponiendo rápidamente para Morena, primero el boquete que dejó Armida Castro, ahora él que podría dar Ernesto Ibarra.

Y en medio la implementación de un Plan Nacional de Vacunación deficiente que bajo promesas tiene a miles de adultos mayores esperando, ilusionados, viendo como las vacunas llegan y se van, viendo cómo los políticos se descalifican, viendo como el virus llega y no se va.

POR GABRIEL CAMACHO

Te puede interesar