1ra Cadena 97.5 FM y 790 AM

Histórica reunión de cinco premios Nobel de la Paz en Argentina

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 10 Junio, 2017

Rosario.- Los premios Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, Oscar Arias, Adolfo Pérez Esquivel, Shirin Ebadi y Lech Walesa convocaron hoy, en un histórico encuentro conjunto, a fortalecer la democracia y la equidad como una manera de contrarrestar la violencia en el mundo. "Voto por la paz" fue el nombre del foro realizado este viernes en Rosario, ciudad ubicada a 300 kilómetros de Buenos Aires, y que fue patrocinado por la Fundación para la Democracia Internacional. El evento se realizó a sala llena en el auditorio de la Bolsa de Comercio de Rosario, a donde cientos de personas se acercaron para escuchar las mesas de debate que tuvieron a los premios Nobel como protagonistas durante todo el día. La iraní Shirin Ebadi, abogada y activista por los derechos humanos que obtuvo el Nobel de la Paz en 2003, obtuvo las ovaciones más nutridas con un discurso feminista, ya que encabezó el panel "El rol de las mujeres en la construcción de paz". Ebadi reconoció la influencia que han tenido en Irán movimientos de mujeres argentinas como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y el "Ni una menos" y planteó que la educación es la alternativa fundamental para combatir la cultura patriarcal que afecta a todo tipo de sociedades. Los aplausos hacia la activista iraní fueron sustituidos por carcajadas en el caso de Lech Walesa, ya que el expresidente polaco que ganó el Nobel de la Paz en 1983 hizo gala de su simpatía al contar chistes desde el principio de su intervención con ayuda de una traductora simultánea. "Su problema es que no hablan polaco", dijo entre sonrisas y a modo de saludo al público para luego presumir que tiene más de 100 doctorados honoris causa, aunque aclaró que lo decía para que creyeran lo que iba a decir en la mesa "Trabajo, democracia y paz" Ya en un tono más serio, Walesa advirtió que el capitalismo sufrirá una crisis similar a la que enfrentó el comunismo si no logra resolver problemas esenciales como el desempleo y la concentración de la riqueza, ya que en el mundo hay mucha inconformidad con los resultados de la democracia y el sistema económico actual. Menchú, la líder indígena guatemalteca que obtuvo el Nobel en 1992, conmovió al público porque mientras agradecía a su maestro y amigo Adolfo Pérez Esquivel por haberla postulado ante la academia sueca algunas lágrimas recorrieron sus mejillas. Además recordó que hace 37 años quemaron vivo a su padre, secuestraron a sus hermanos y torturaron a su madre, lo que no le impidó abrazar las causas pacifistas. El discurso del anfitrión Pérez Esquivel, quien obtuvo el Nobel de la Paz en 1980, estuvo marcado por la ternura, ya que citó cuentos de su fallecido amigo, el escritor uruguayo Eduardo Galeano, para explicar por qué está en contra de la globalización que los más poderosos quieren instalar como discurso único. Recordó una historia que contaba Galeano sobre una reunión en una cocina en la que el chef les preguntaba a las vacas, cerdos y conejos cómo querían ser cocinados, haciéndoles creer que eso era democrático porque les consultaba. "Si nosotros (los seres humanos) seguimos a este ritmo, lo único que nos van a dejar es elegir la salsa donde quieren cocinarnos y yo no estoy dispuesto a que me cocinen. Aparte de eso, por favor no pierdan la sonrisa, el día que dejen de sonreír es porque están vencidos, y eso: nunca", advirtió. Alejado de todo sentimentalismo, Oscar Arias, el expresidente de Costa Rica que ganó el Nobel de la Paz en 1987, denunció la tolerancia y pasividad de la comunidad internacional hacia los gobiernos autoritarios que sumieron a Venezuela en una profunda crisis. Notimex

Source: Internacional