1ra Cadena 97.5 FM y 790 AM

Ex empleados de La Jornada exigen pago retroactivo de 90 millones

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 10 septiembre, 2018

Un Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo ordenó a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) del diario La Jornada restablecer el contrato colectivo de trabajo que mantenía con colaboradores adheridos con el Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor), esto tras dos años de litigio. En entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, la secretaria general del Sitrajor, Judith Calderón celebró la decisión del Tribunal y aseveró que "es momento de llegar a una negociación en términos diferentes porque la situación era a patadas, golpes, persecución". Calderón dijo que tras el fallo, la junta tendrá que restablecer los derechos de los trabajadores pues "los problemas eran de tipo laboral y no por crisis financiera como argumentaron". "Para nosotros es recuperar lo que nos han quitado. Desde enero de 2017 la empresa quitó todas las cláusulas del contrato colectivo y dejó de pagar 2 millones 625 mil pesos a la catorcen; si bien en 2018 fueron menos las cantidades porque muchos trabajadores decidieron irse, ahora suman unos 90 millones de pesos. Tienen que ver cómo pagar porque los trabajadores hemos padecido mucho, somos 12 despedido, hay 4 demandas penales en nuestra contra, y 55 trabajadores que tuvieron que salirse porque no les alcanzaba el ingreso", expresó la líder sindical. "Por parte de la administración hay avaricia, desorden y preferencias. ¿cómo te explicas que Carmen Lira, pensionada, tenga salarios superiores a 100 mil pesos, y está solapada por Enrique Galván y aplaudida por El Fisgón, señaló Calderón quien además responsabilizó a la administradora Tania Paulina Olmos, por iniciar la batalla legal entre los trabajadores y el medio, "Todo esto no era la política de La Jornada, todo fue a partir de la llegada de Olmos quien con apoyo de un despacho empresarial golpeador guardó en su cajón el emplazamiento a huelga. "Hay un riesgo muy fuerte que tenemos que denunciar: Darlen Rojas ha hecho una serie de maniobras para que no se ejerza el derecho de los trabajadores, avalada por María Alicia Palafox Ramos, y José Antonio García Quintero, quienes después fueron premiados en la Junta, después de haber pateado a los trabajadores" Por su parte, el medio de comunicación, a través de su editorial publicada este lunes 10 de septiembre, acusa opacidad en el fallo de los magistrados José Guerrero Láscares, Juan Manuel Alcántara Moreno y Juan Alfonso Patiño Chávez, y lo califica de "la sentencia es incomprensible, contradictoria e incoherente", pues aunque reconoce la crisis financiera de Demos, Desarrollo de Medios, la empresa que edita el periódico, obliga a restituir el conjunto de prestaciones laborales que exceden lo previsto por la ley y que llevaría al cierre del periódico. A continuación el texto íntegro de la citada editorial de La Jornada que se publica hoy 10 de septiembre de 2018: Editorial / Una sentencia irracional Tras dos años de litigio entre Demos, Desarrollo de Medios, la empresa que edita este periódico, y el Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor), el pasado 16 de agosto los magistrados José Guerrero Láscares, Juan Manuel Alcántara Moreno y Juan Alfonso Patiño Chávez, del Décimo Quinto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito, emitieron una sentencia en la que ordenan a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) que restablezca a su vez el contrato colectivo de trabajo que regía entre ambas partes al principio del conflicto y que fue impugnado por la empresa debido a que las prestaciones contenidas en él, mucho más amplias de las que establece la Ley Federal del Trabajo, hacían inviable el sostenimiento de La Jornada. La sentencia referida es incomprensible, por contradictoria e incoherente, pues en ella se reconoce que Demos enfrenta una situación financiera difícil y que una de las razones principales es precisamente el conjunto de prestaciones laborales que durante muchos años se otorgó a los trabajadores, que excedían con mucho lo previsto por la ley y que resultaban insostenibles en el contexto de la crisis que se abate sobre el conjunto de la prensa escrita. Pero, aunque la resolución analiza, enumera y admite los problemas económicos a los que se enfrenta nuestra casa editora y se refiere a la inviabilidad en la que podría situarse, ordena, en forma por demás irracional que se reinstaure un contrato colectivo de trabajo cuya aplicación llevaría –los propios magistrados están conscientes de ello– al cierre del periódico, a la pérdida de cientos de puestos de trabajo y a la cancelación de un proyecto informativo de más de tres décadas que ha resultado fundamental para el desarrollo político del país y que se ha convertido en un punto de referencia imprescindible sobre el acontecer nacional e internacional. Semejante incoherencia tiene el agravante de la inexplicable opacidad con la que el tribunal condujo el proceso, toda vez que realizó tres sesiones a puertas cerrada sin publicarlas en listas, y justificó el hecho alegando que se trataba de continuaciones de una primera sesión que sí fue enlistada. Esta manera de fabricar en lo oscurito una sentencia que puede significar la diferencia entre la subsistencia o el final de La Jornada obliga a preguntarse en qué medida la manifiesta incongruencia de la resolución es algo más que una falla del sentido común y de la lógica. Por otra parte, no debe pasar inadvertido el hecho de que la determinación judicial que se comenta fue emitida en momentos en los que la mayor parte de los medios informativos lleva a cabo despidos y recortes de personal, en el contexto de una crisis mundial y nacional de las empresas periodísticas de la que La Jornada no es ajena, si bien ha logrado evitar hasta ahora lo que para otros medios ha sido un recurso de primera instancia: el despido masivo de parte de su plantilla. Más allá de que Demos seguirá buscando en las instancias legales hacer valer sus razones para la modificación total del contrato colectivo para asegurar la viabilidad y la subsistencia del diario, cabe preguntarse qué motivó a los magistrados del Décimo Quinto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito a emitir una sentencia que podría traducirse, de prevalecer, en el cierre de La Jornada, y qué intereses podrían estar implicados en semejante fallo. <blockquote class="twitter-tweet" data-lang="es"><p lang="es" dir="ltr">Seguimos luchando y denunciando el despido injustificado de trabajadores del diario La Jornada por defender sus derechos laborales y sindicales ordenado por Enrique Galván presidente del consejo y Carmen Lira directora general no más despidos fuera los esquiroles! VIVA SITRAJOR!! <a href="https://t.co/21LQfNllJ7">pic.twitter.com/21LQfNllJ7</a></p>— Antonio V Valencia (@AntonioVValenc1) <a href="https://twitter.com/AntonioVValenc1/status/1034177959962312705?ref_src=twsrc%5Etfw">27 de agosto de 2018</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

Source: Nacional