1ra Cadena 97.5 FM y 790 AM

El Tesoro sanciona promotor musical y líder de una red de prostitución vinculado con cárteles mexicanos

Autor: Radio Fórmula RF La Paz

|

Fecha: 6 abril, 2018

OFAC designa individuos de alto perfil que actúan en nombre del CJNG y la Organización narcotraficante “Los Cuinis” afectando las operaciones de lavado de dinero de los cárteles.

 

Washington – La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento de Tesoro, identificó hoy a dos individuos que actúa en nombre de cárteles de narcóticos mexicanos por sus papeles facilitando el lavado de dinero y una red de prostitución internacional. OFAC designó al promotor musical y ciudadano mexicano Jesús Pérez Alvear como Narcotraficante Especialmente Designado (SDNT, por sus siglas en inglés) de conformidad con la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros (Kingpin Act) por lavar dinero en nombre del poderoso Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y la Organización narcotraficante (DTO, por su acrónimo en inglés)  Los Cuinis.  OFAC también designó al fotógrafo de moda venezolano-italiano Miguel José Leone Martínez, quien ayuda a dirigir una red de prostitución internacional asociada con el DTO de Los Cuinis. 

 “El Departamento del Tesoro está identificando individuos que trabajan en nombre de los jefes narcotraficantes mexicanos violentos, y respaldan sus estilos de vida opulentos mediante el tráfico de drogas letales hacia los Estados Unidos,” dijo Sigal Mandelker, Subsecretario de Terrorismo e Inteligencia Financiera.  “Nuestra designación de Jesús Pérez Alvear expone su papel ayudando a CJNG y Los Cuinis a explotar la industria musical mexicana para lavar las ganancias de las drogas y glorificar sus actividades criminales. Estamos señalando al fotógrafo de modas Miguel José Leone que dirige una red de prostitución internacional y que recluta a modelos y participantes en concursos de belleza de América del Sur y Europa para la prostitución para los miembros principales de Los Cuinis.”

 Estas sanciones aplican una presión continua a los aliados de las organizaciones narcotraficantes mexicanas CJNG y Los Cuinis, que OFAC designó el 8 de abril de 2015 junto con su liderazgo.  Como resultado de la acción de hoy, todos los bienes de los sujetos designados que estén bajo jurisdicción de los Estados Unidos o que estén bajo el control de personas estadounidenses debe ser bloqueado y reportado a OFAC. Las reglamentaciones de OFAC generalmente prohíben todas las transacciones de personas ciudadanos estadounidenses o de personas que se encuentren dentro de los Estadps Unidos o en tránsito, las cuales involucren cualquier propiedad o intereses en propiedad de los SDNT u otras personas bloqueadas.

 El primer individuo designado hoy, Jesús Pérez Alvear (alias “Chucho Pérez”), es un promotor musical mexicano quien lava los ingresos ilícitos de la venta de narcóticos a través de conciertos mexicanos en nombre de CJNG y el DTO de Los Cuinis,  los cuales son liderados por Nemesio Oseguera Cervantes (alias “Mencho”) y Abigael Gonzalez Valencia, respectivamente, ambos fueron designados en abril de 2015.  Chucho Pérez tiene estrechos vínculos con la familia de González Valencia y se enfoca principalmente en promover conciertos en grandes ferias mexicanas, como los que se llevan a cabo en Aguascalientes y Metepec.  Chucho Pérez usa la violencia para obtener concesiones para operar estos conciertos bajo el nombre de su negocio de promoción musical, Gallistica Diamante (alias “Ticket Premier”) que también fue designado hoy.  Chucho Pérez lava ingresos de la venta de drogas que pertenecen a CJNG y el DTO de Los Cuinis mezclándolos con los ingresos legítimos generados por la venta de boletos, alimentos, estacionamiento y otras ventas. Chucho Pérez frecuentemente promueve actos musicales conocidos por cantar narcocorridos o baladas que glorifican a los narcotraficantes y sus actividades ilícitas. Algunos de estos actos tienen vínculos con organizaciones de narcotráfico.  Por ejemplo, promovió a Julio Cesar Alvarez Montelongo (alias “Julion Alvarez”), cantante mexicano designado por la OFAC el 9 de agosto de 2017 debido a sus vínculos con la organización narcotraficante de Raúl Flores, que está aliado con el CJNG y el DTO de Los Cuinis.

 El segundo individuo designado hoy es Miguel José Leone Martínez (alias “Miguel Leone”), quién es un ciudadano dual venezolano-italiano residente en México y asociado de Chucho Pérez.  Miguel Leone, que pretende ser un fotógrafo de moda, en realidad ayuda a liderar una red de prostitución internacional en nombre de Los Cuinis DTO.  Las autoridades mexicanas arrestaron a Miguel Leone con el líder del DTO de Los Cuinis, Abigael González Valencia en febrero de 2015 en México pero liberaron a Leone aproximadamente un año después.  Leone utiliza su papel como fotógrafo de moda para reclutar modelos y participantes en concursos de belleza de América del Sur y Europa para servir como prostitutas para González Valencia and y otros miembros principales de Los Cuinis DTO.  

 En marzo de 2014, basado en una investigación dirigida por la división de Los Ángeles de la Administración de Control de Drogas (DEA), un gran jurado federal en el Tribunal del Distrito de Columbia acusó a los cuñados González Valencia y Oseguera Cervantes de varios cargos, incluso ser los principales líderes de una empresa criminal continua.  González Valencia fue capturado en México a fines de febrero de 2015, pero Oseguera Cervantes sigue fugitivo. 

 La OFAC coordinó estrechamente con las siguientes agencias estadounidenses para ejecutar la acción de hoy: la DEA, el FBI y Aduanas y Protección Fronteriza.

 Desde junio de 2000, más de 2 mil entidades e individuos han sido nombrados conforme de la Ley Kingpin por su papel en el tráfico internacional de narcóticos. Las penas por violaciones de la Ley Kingpin varían desde penas civiles de hasta $1,466,485 de dólares por infracción a penas criminales más severas. Las penas criminales para los funcionarios corporativos pueden incluir hasta 30 años de prisión y multas de hasta $5 millones de dólares. Las multas penales para las corporaciones pueden llegar a $10 millones de dólares. Otras personas podrían enfrentar hasta 10 años de prisión y multas conforme al Título 18 del Código de los Estados Unidos por violaciones criminales de la Ley Kingpin